miércoles, 20 de enero de 2010

Acceso histórico a Jesús

 Por Samuel Fernández 
Facultad de Teología
P. Universidad Católica de Chile

Las últimas polémicas en torno a Jesús han puesto en evidencia una verdad central del cristianismo: nuestra fe hunde sus raíces en la historia. El carácter histórico de la revelación, reafirmado por la Constitución Dogmática Dei Verbum, exige una mayor atención, por parte de nosotros los cristianos, a la figura histórica de Jesús y al nacimiento del cristianismo.
El cristianismo no es una filosofía ni una especulación que nazca de las exigencias del corazón humano; no es la proyección de las esperanzas de Israel, ni de los ideales más altos del hombre; tampoco es una leyenda que otorga sentido a nuestra existencia. No, el cristianismo es un acontecimiento que tiene su fundamento en la revelación histórica de Dios en Jesús de Nazaret, aquel concreto Hijo de María, que, según la expresión de san Juan, 'contemplaron nuestros ojos y tocaron nuestras manos' (1Jn 1,1). Por lo tanto, lo que sucedió o no en la vida de Jesús y en los primeros pasos de la comunidad de sus seguidores tiene una relevancia vital para los cristianos. La legitimidad del cristianismo actual se sustenta en su continuidad con la realidad histórica de Jesús. La sola fidelidad a una relación individual e interior con Jesús no es suficiente, si ella no está enraizada en el hecho fundacional de cristianismo, la revelación histórica, que nos es accesible por la mediación de la comunidad visible de la Iglesia. Por eso es tan importante insistir en este carácter histórico del cristianismo.
El subjetivismo moderno gira en torno al caráter significativo de Jesús, adaptando a veces su figura de acuerdo a la sensibilidad de turno. Tal como advirtió Albert Schweitzer, hace ya tantos años, existe la tendencia de proyectar en Jesús los ideales humanos del momento. Entonces, por obvio que parezca, la pregunta central, no es cómo debería haber sido Jesús, sino como fue Jesús. La concepción virginal, su actitud frente a la ley, su relación con los pecadores, con los fariseos, con los poderosos, con los romanos, su vida célibe, su relación con la riqueza, el carácter sacrificial de su muerte y su resurrección, no son elementos que podamos hoy modificar de acuerdo a si son cómodos o incómodos, atractivos o antipáticos, aceptables o inaceptables para la sensibilidad del espíritu contemporáneo. El cristianismo actual depende de Jesús de Nazaret, y no al revés. Parafraseando la exhortación de san Pablo no debemos acomodar a Jesús al mundo presente, sino que nosotros debemos transformarnos de acuerdo a Jesús.

¿Cómo podemos acceder a la verdad histórica de Jesús?
Las dificultades del acceso histórico a Jesús son, en parte, las mismas que tenemos para estudiar a cualquier personaje de la antigüedad. No poseemos 'la máquina del tiempo' y, por lo tanto, es absurdo pretender confiar sólo en aquello que podemos comprobar de primera mano. El slogan 'yo confío sólo en lo que puedo verificar personalmente', no resiste ni el menor análisis crítico, pues no sólo nos impide conocer la historia antigua, sino también la contemporánea; y no sólo nos impide conocer la historia sino que nos impide vivir. En definitiva, no se puede vivir sin confiar. Ciertamente que no se trata de una confianza ingenua. Se trata, más bien, de una confianza crítica, tal como hoy en día, en los tribunales de justicia, se absuelve o se condena a una persona no en base al uso de 'la máquina del tiempo', que permitiría verificar si tal sospechoso participó o no en el delito, sino en base a documentos y testimonios críticamente confrontados y analizados. El historiador compara y analiza críticamente los documentos y los testimonios, y luego, por medio de un método científico, evalúa la confiabilidad de los documentos y reconstruye la historia. Es lo que hace también el historiador del cristianismo.
Volviendo a nuestro tema, mucho se podría decir acerca de la confiabilidad de las fuentes evangélicas, de la seguridad de su transmisión textual, de las alusiones a Jesús que encontramos fuera del Nuevo Testamento, de los criterios históricos para juzgar las fuentes, etc., pero el tiempo no lo permite. Es preferible partir de una pregunta fundamental, que todo historiador de la antigüedad, creyente o no creyente, debe inevitablemente intentar responder: ¿Por qué nació el cristianismo? Sin una respuesta a esta interrogante, en el centro de la historia del siglo primero queda un gran agujero.
Nadie duda de la existencia de la Iglesia. La historia de Occidente no se comprende sin ella y sus huellas históricas son evidentes: Catacumbas, inscripciones, sepulcros, pinturas, referencias de autores contemporáneos, paganos y cristianos, edificios de culto, etc., son algunos testimonios que nos permiten conocer parcialmente cómo era la comunidad primitiva y cuáles eran sus convicciones. De todo ello nos informan los escritos del Nuevo Testamento, en especia los Hechos de los Apóstoles, que el historiador puede y debe analizar críticamente como documento histórico.
El análisis crítico de estas fuentes históricas nos permite acceder a algunos elementos distintivos de la primerísima comunidad cristiana. Estos documentos nos informas que casi inmediatamente después de la muerte de Jesús, sus discípulos comenzaron a rendirle culto (los confiesan Kyrios y le rezan), a proclamar que la salvación tenía su fuente en Él y no en la observancia de la Ley o los sacrificios del Templo (cf. el polémico discurso de Esteban), y a realizar una misión que no se detenía en los límites del pueblo de Israel sino que se extendía a toda la humanidad (cf. Hech 8). Y estas convicciones eran afirmadas hasta el martirio (cf. Esteban).
Ahora, si aceptamos, como todos los historiadores, que Jesús fue ejecutado y murió violenta y vergonzosamente, nos debemos preguntar ¿cómo se explica el surgimiento de una comunidad de tanto empuje, vitalidad y entusiasmo en circunstancias tan adversas?, ¿no es más bien la dispersión de los seguidores y la disolución de la comunidad la consecuencia esperable de un hecho tan dramático como la crucifixión de Jesús? Entre la muerte de Jesús y el casi inmediato florecimiento de la Iglesia aparentemente no hay continuidad: algo debió pasar después de la crucifixión que explique la gran transformación religiosa que da origen a la Iglesia.
El nacimiento de la Iglesia supone una gran transformación religiosa difícil de explicar. ¿Cómo comprender que un grupo de judíos piadosos, educados en el monoteísmo estricto, en la observancia de la Ley, y en el particularismo israelita, poco tiempo después de la crucifixión hayan rendido culto a Jesús, hayan afirmado que la salvación viene por Jesús y no por el Templo o la Ley, hayan iniciado una misión abierta a los paganos y hayan estado dispuestos a perder la vida por esta causa? Esta transformación es sumamente radical, y remueve las convicciones y prácticas centrales de la vida religiosa de aquellos judíos que fueron los primeros cristianos.
¿Cómo se explica esta transformación? Algo muy grande debió suceder como para fundamentar este gran cambio que sostiene las convicciones de la primera Iglesia. De acuerdo al testimonio de los primeros cristianos, aquello que sucedió fue, naturalmente, la resurrección. Y la resurrección debió ser un acontecimiento de tal magnitud como para sostener la transformación religiosa radical que implica el culto a Jesús, la misión universal, y el martirio. Tal como indica con agudeza un historiador no-cristiano, quienes no admiten el milagro de la resurrección, deben recurrir al milagro de la transformación de los discípulos (G. Vermes, Jesús el judío, p. 45).
No es correcto pretender una fe en la resurrección anterior a estos encuentros con el resucitado y en cierto sentido 'creadora' de esta experiencia y de los relatos. Todo lo contrario, después de la crucifixión sólo era razonable el fracaso, no había expectativas de triunfo, y, por tanto, la fe en la resurrección sólo se comprende como 'fruto' del encuentro con Jesús resucitado. No son las convicciones cristológicas de los discípulos las que 'crean' las apariciones; al contrario, la experiencia descrita por las apariciones es el fundamento las convicciones cristológicas. Es la experiencia religiosa la que es verdaderamente creativa, en el sentido que provoca algo nuevo, no esperado y sin precedentes. En breve: la visión del Resucitado no es fruto de la cristología, sino que la cristología es fruto de la visión del Resucitado. Sin esta inesperada experiencia, la comunidad cristiana sería 'un efecto sin una causa', como un gran árbol con grandes ramas que se extienden para dar sombra pero que careciera de tronco; uno se preguntaría ¿cómo se sostienen esas ramas?
Ahora, ¿qué tipo de encuentro con el Resucitado tuvieron los discípulos? Ciertamente no podemos definirlo, y no hay categorías pera expresarlo, puesto que la resurrección casi carece de analogías. Lo que sí podemos afirmar es que estas experiencias fueron tales que cambiaron radicalmente las convicciones vitales y religiosas de este primer grupo cristiano, al punto de comenzar a rendir culto a Jesús, de afirmar que la salvación viene por Jesús y no por la Ley, de extender el anuncio de la salvación más allá de los límites de Israel y de comprometer sus vidas incluso hasta el martirio. La experiencia del encuentro con Jesús resucitado, que no podemos observar directamente, debió ser tan fuerte, evidente y persistente como para fundamentar los efectos que sí podemos observar históricamente. Ni una alucinación, ni una autosugestión, ni la asociación con un héroe greco-romano, es capaz de sustentar un cambio tan radical como el que se observa en la primera comunidad.
Que los discípulos llegaron a creer en la resurrección de Jesús algunos días después de la crucifixión constituye un hecho indiscutible de la historia, que debe ser aceptado por creyentes y no creyentes. Los datos históricos permiten afirmar que un grupo de seguidores de Jesús, pocos días después de la crucifixión, estaban convencidos que Jesús había sido resucitado por Dios, y estaban convencidos con tanta certeza como para transformar todo su sistema religioso, su fe y sus prácticas, e incluso poner en riesgo su propia vida. La ciencia histórica no puede demostrar la resurrección, pero sí puede afirmar que los discípulos creyeron en la resurrección. Pero, ¿por qué creyeron en la resurrección?, ¿porque Jesús resucitado se les apareció 'dando muestras que estaba vivo', o porque tuvieron alucinaciones y se engañaron? El historiador debe interpretar los datos disponibles, y debe optar entre «creer» que Jesús resucitó o «creer» que los apóstoles se engañaron. Ninguna de las opciones es 'neutra' y ambas, en diverso sentido, son opciones de fe.
Pero la resurrección por sí sola no basta si ésta no está apoyada por el recuerdo de una existencia terrena de Jesús que sea congruente con las convicciones que alcanzó la comunidad cristiana con la experiencia de la resurrección. De este modo, los factores que explican el nacimiento de la Iglesia son la vida terrena de Jesús y la experiencia de la resurrección.
Cada una de las afirmaciones de la primerísima predicación eclesial encuentra su fundamento en la vida terrena de Jesús y recibe su confirmación en la resurrección:
Los primeros cristianos a partir de la resurrección proclamaron a Jesús de Nazaret como Hijo de Dios, esta afirmación se basa en el modo singularísimo como Jesús durante su vida terrena se relacionó con Dios, su Padre, llamándolo Abba; la predicación eclesial que afirma que 'Cristo murió por nuestros pecados' se fundamenta en el carácter salvífico que Jesús mismo otorgó a su propia vida y a su muerte; la convicción eclesial de que Jesús es superior a la Ley y al Templo se fundamenta en la superioridad que Jesús mismo manifiestó respecto al Templo y a la Ley, al corregirla (se os ha dicho... pero yo os digo, Mt 5); el carácter universal y definitivo de la salvación ofrecida en Cristo, que impulsa la misión universal y la convicción de que la salvación se juega ante Jesús, y no ante la Ley o el Templo, se basa en el modo como Jesús se relacionó con los no judíos y en el modo absoluto como llamó a sus discípulos. Así, los elementos centrales de la predicación de la primera comunidad cristiana se apoyan en la vida terrena de Jesús, y han sido confirmados y, por así decir, llevados al plano absoluto por la resurrección.
Estas convicciones, antes de ser puestas por escrito, fueron custodiadas como un tesoro por una comunidad viva que las repetía, las cantaba, las memorizaba y las comentaba, de tal modo que ningún supuesto poder eclesiástico central habría podido cambiar. Un texto muy hermoso nos muestra la solidez de la tradición oral. Se trata de un párrafo de una carta de San Ireneo, obispo de Lyón, escrita al final del siglo II:
«Yo me acuerdo tanto ­-afirma Ireneo- que puedo incluso decir el lugar donde Policarpo se sentaba a conversar, así como su modo de vivir y su aspecto corporal, los discursos que hacía al pueblo, cómo describía sus relaciones con Juan y con los demás que habían visto al Señor y cómo recordaba sus palabras, y qué era lo que había escuchado de ellos acerca del Señor, de sus milagros y sus enseñanzas; y cómo Policarpo, después de haberlo recibido de estos testigos oculares de la vida del Verbo, todo lo relataba en consonancia con la Escritura» (HE V,20).
La continuidad entre Jesús y la predicación de la Iglesia está garantizada por la tradición viva. En torno al año 200, cuando ya están puestas las bases de la teología cristiana, Ireneo puede asegurar que lo que él cree acerca de Jesús está en continuidad con la enseñanza de los que vivieron con Jesús: Ireneo fue discípulo de Policarpo, Policarpo fue discípulo de Juan, y Juan fue discípulo de Jesús. Ireneo recuerda cuando Policarpo relataba sus conversaciones con el apóstol Juan que a su vez recordaba las obras y palabras de Jesús. Ni Pedro, ni Pablo, ni los demás autores del Nuevo Testamento, ni supuestos funcionarios del poder central de la Iglesia podían falsear la imagen de Jesús en una época tan próxima a los acontecimientos fundacionales del cristianismo, en que el recuerdo vivo de Jesús estaba tan presente.

Fe e historia
Este breve recorrido por los resultados de las investigaciones de grandes estudiosos del Nuevo Testamento y de la antigüedad cristiana nos permite confirmar la solidez de nuestra fe cristológica. La fe es una asentimiento libre y razonable. No es ni un 'producto necesario' de los argumentos de razón, ni tampoco un 'asentimiento ciego'. Este recorrido sólo quiere mostrar que los datos que nos aporta la ciencia histórica no están en contradicción con la fe de la Iglesia y que, por lo tanto, la fe cristiana puede ser vista como una opción razonable; no la única, pero sí, a nuestro juicio, la opción más razonable. Así como no puede haber contradicción entre la fe y la razón, así tampoco puede haber contradicción entre la fe y la historia.
Por el contrario, la solidez y seriedad de los estudios históricos que nos muestran la fe en Cristo como una opción razonable, contrasta con la falta de seriedad y la fragilidad de los argumentos de quienes, en este último tiempo, están queriendo deformar el rostro de Jesús. En este caso, la defensa de de Jesús debe ser asumida no sólo en nombre de la fe, sino también en nombre de la razón y de la ciencia histórica.
Si consideramos que la historia es una ciencia, entonces estas falsificaciones no sólo dañan al cristianismo, sino a la misma ciencia histórica, que pierde credibilidad y tiende al escepticismo, al aceptar por igual teorías que no tienen ningún sustento documental. Hoy surgen presentaciones de Jesús y de su Iglesia que están en franca contradicción con los datos de la historia y para sustentarse deben recurrir a las hipótesis más inverosímiles absolutamente carentes de sustento documental.
El cristianismo proviene de Cristo. La primera Iglesia intentó moldear su vida de acuerdo a Jesús mismo. El modelo de la vida de la comunidad era Jesús en persona. Los cristianos, es decir, los que se dejaron cautivar por Cristo, siguieron a Jesús en su estilo de vida, aún en circunstancias difíciles. Por ejemplo, la libertad de Jesús frente a la Ley, su actitud frente a la riqueza, su cercanía con los pecadores, su confianza en la Providencia, su amor a los enemigos, etc., plantearon situaciones dramáticas e incómodas al interior de las comunidades. Esto muestra hasta qué punto la vida de los cristianos era modelada por la vida de Jesús. Los primeros cristianos no se adaptaron un Jesús a su medida, sino que adaptaron sus vidas en función de Jesús. Los que no se sintieron atraídos por el modo de vivir de Jesús, simplemente no se hicieron cristianos.
A la luz de estas reflexiones se muestra la falta de lógica elemental que profesan aquellos que insisten en que la comunidad cristiana estaba empeñada en ocultar el verdadero Jesús e imponer un Jesús funcional a sus propios intereses. Si Jesús no los satisfacía, ¿por qué lo siguieron?, ¿por qué seguían a alguien cuya verdadera imagen no estaban dispuestos a propagar?, ¿qué razones tenían para arriesgar sus vidas por un personaje que buscaban modificar más que transmitir? Yendo a un tema más concreto: ¿qué interés habrían tenido los discípulos en inventar el celibato, si Jesús no lo hubiese instituido con su propia observancia? Los inventores del celibato hubiesen sido las primeras víctimas de su propio invento; el celibato como invento humano hubiera sido una pura carga. Aquí está la paradoja: hay quienes hoy quieren mostrar a la Iglesia como una institución dedicada a ocultar el verdadero rostro de Jesús, en circunstancias que lleva casi 2000 años haciendo los esfuerzos más heroicos para manifestar, divulgar, pregonar y predicar a Cristo, para que Él sea conocido en todo el mundo.
Junto a esta falta de lógica, hay una falta de seriedad en la interpretación de los textos antiguos. Los textos gnósticos, como el Evangelio de Felipe, tienen una lógica particular que debe guiar cualquier intento de interpretación. El estudioso holandés G. Quispel, advierte: «El mito valentiniano no hace sino expresar en imágenes y en símbolos el encuentro del hombre y de Cristo. Si uno se da cuenta de este hecho, la doctrina valentiniana se vuelve menos oscura. Ella no contiene especulaciones confusas sobre una prehistoria lejana; ella es más bien una expresión poética de la redención del hombre por el Salvador. El hombre y el Salvador son los únicos protagonistas en este drama soteriológico» [Eranos Jahrbuch XV (1947), p. 250]. Esta advertencia es vital para comprender la enseñanza gnóstica que, bajo una expresión mítica, ofrece un sistema teológico. De ahí, cabe hacerse una pregunta que podría parecer superflua: ¿En qué sentido los gnósticos creían en el mito gnóstico? Cualquiera que tenga una cierta familiaridad con los escritos gnósticos comprende perfectamente que una presentación de Jesús como esposo de tal o cual personaje bíblico no puede sino ser una expresión alegórica. Estoy seguro que los primeros en estar de acuerdo con esta interpretación y en contra del Código de Da Vinci serían el mismo autor del Evangelio de Felipe, y Valentín, Teódoto, Heracleón, es decir, los grandes gnósticos del siglo II. Por otra parte, la marcada tendencia gnóstica a despreciar la creación y, por ello, la corporalidad y el matrimonio, excluye una interpretación literal de los textos que presentan a Jesús como esposo, que en realidad no son otra cosa que un desarrollo de las expresiones que ya el Nuevo Testamento utilizaba metafóricamente para expresar la relación entre Jesús y su Iglesia.
Abordando, ahora, el contenido del apócrifo de Judas, más que insistir argumentos ya expuestos, quisiera hacer una observación importante: En ninguna parte del nuevo apócrifo Cristo 'fuerza' a Judas a traicionalo. Jesús sólo le dice a Judas: «Tú vas a superarlos a todos ellos, porque tú vas a sacrificar al hombre que me reviste» (p. 56). De este modo, Judas no traiciona a Cristo, sólo entrega al hombre que reviste a Cristo (algo como su 'envoltorio'). Esto supone la visión gnóstica del hombre y de Cristo, en que el hombre visible es diferente al Cristo que lo inhabita. Los gnósticos de fines del siglo II propusieron este tipo de soluciones para evitar el escándalo de la cruz, de hecho, en el Evangelio de Felipe, el grito de la cruz, Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? lo interpreta como el grito del hombre Jesús que se queja porque el Cristo Dios lo ha abandonado en la pasión; incluso algunos gnósticos afirmaban que el que murió en la cruz no fue Jesús sino Simón de Cirene (cf. Adv. haer., I,24,4). Cualquiera que conozca un poco la antropología judía, de corte unitario, y su diferencia con la antropología griega, de tendencia dualista, reconocerá que la citada frase del Evangelio de Judas no puede tener su origen en los labios de Jesús ni en el ambiente judío, y que, por tanto, se trata de una especulación helenística tardía de la segunda mitad del siglo segundo.
Todo esto representa una desvalorización de la moral. Según los gnósticos la salvación o perdición del individuo no depende del libre albedrío propio, sino de su constitución ontológica, es decir, su naturaleza. Así, los hombres están bajo un rígido determinismo que tiene su causa en el origen y su consecuencia necesaria en el destino. Estas doctrinas giran en torno a especulaciones protológica; en ellas no hay lugar para la caridad, ni para la búsqueda de la justicia; no hay preocupación por los demás, ni lugar para la verdadera conversión. Indudablemente una enseñanza así no proviene de Jesús.

Conclusión
¿Qué hacer? Mucho se puede hacer, hay tantos ámbitos desde donde se puede aclarar la verdad. Pero, si queremos defender la verdad de Jesús, esta verdad que hunde sus raíces en la historia, es necesario que con nuestras vidas demos testimonio de la objetividad de Jesús. Para ello debemos profundizar nuestra relación personal y viva con el Señor, por medio de la lectura de los evangelios, por la participación en la eucaristía, por la meditación de sus misterios, tan admirablemente compendiados en el Rosario, por el estudio serio de la persona de Jesucristo, etc.
La obejtividad de Cristo se oscurece cada vez que moldeamos un Jesús funcional y adecuado a nuestras necesidades, y resplandece allí donde nosotros modificamos nuestra propia vida de acuerdo al modelo que es Jesús, aquel que no vino a ser servido sino a servir y a dar su vida. Una religiosa contemplativa le explicaba a un grupo de jóvenes cómo hacer la lectio divina, les decía: recuerden que no debemos adaptar la Palabra a nuestra necesidades, sino que debemos adaptarnos nosotros para acoger esa Palabra. La firmeza y la solidez le pertenecen a Jesús, y somos nosotros los que debemos ser moldeados.
Finalmente, para una buena cristología, nada mejor que una buena mariología. Ya en los primeros años del siglo I, san Ignacio de Antioquía, camino al martirio, ante quienes negaban la realidad de la encarnación o ponían en duda la divinidad del Salvador, proclamaba a Jesús: «nacido verdaderamente de una virgen». Al decir, verdaderamente nacido, afirmaba la verdad de la encarnación; y al señalar el nacimiento virginal, indicaba la divinidad de Jesús. Por eso exortaba a los cristianos:
Haceos los sordos cuando alguien os hable a no ser de Jesucristo, el de la descendencia de David, el hijo de María, que nació verdaderamente, que comió y bebió, que fue verdaderamente perseguido en tiempo de Poncio Pilato, que fue crucificado y murió verdaderamente (IX,1).
Y ante la multitud de errores en torno a Cristo recordaba:
Hay un solo médico: carnal y espiritual; creado e increado; Dios hecho carne; vida verdadera en la muerte; [nacido] de María y de Dios; primero pasible y luego impasible: Jesucristo nuestro Señor (Ef., VII.2).



Fuente: http://www.iglesia.cl/especiales/codigodavinci/docs/historic_jesus_PSFernandez.doc

No hay comentarios:

Publicar un comentario