viernes, 1 de enero de 2010

05 Los dos testimonios de Fe - Abdullah ibn Abdurrahman Al-Yibrin

Capítulo 5


Las condiciones del testimonio de fe

Las condiciones que mencionaremos a continuación fueron extraídas de distintas citas Coránicas y relatos de la Sunnah.

Los sabios han mencionado siete condiciones: Cono-cimiento, certeza, aceptación, sumisión, veracidad, sinceridad pura, amor, y algunos sabios agregan una octava: negación de toda otra deidad. Esta última condición es extraída del Hadiz: El profeta () dijo: “Quien atestigüe que no hay más dios que Allah y deje de adorar a otro que Allah, sus bienes y su san-gre se tornan sagrados y a Allah () le corresponde juzgarlo”. ¡Que mejor explicación del significado de Lâ ilâha il la Allah que este! Ya que evidencia que no es suficiente con pronunciarlo. Hay que conocer su significado, creer en ello, no suplicar a otra deidad junto a Allah, porque si no, no se alcanzará su signi-ficado real. Hasta que la persona no crea en las de-más deidades aparte de Allah, (sin dudar y emitiendo su opinión), su sangre y sus bienes no se-rán aún sagrados. ¿Qué mejor ejemplo que éste? ¿Qué puede dilucidar más claramente este asunto? ¿Qué prueba puede ser más evidente?

Esta condición significa considerar nula y falsa toda adoración que se dedica a otro que Allah, y quien en-trega a un ser creado aquello que solo corresponde a Allah se encuentra extraviado en la idolatría. Que  todo lo que es adorado en lugar de Allah: tumbas, mausoleos, ídolos. etc. es producto de la superstición y la idolatría. Quien no tenga seguridad sobre el desvío e incredulidad de quienes cometen estas ac-ciones, no es un auténtico monoteísta, aunque pro-nuncie que nadie tiene derecho a ser adorado sino Allah y dedique sus actos de adoración a Allah.

En cuanto a las siete condiciones, las enumeraremos como sigue:

1. Conocimiento

Allah dice en el Corán:

“Sabe [¡Oh, Muhammad!] que no hay nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Allah, e im-plora el perdón de tus faltas y la de los creyentes y las creyentes.” (47:19).

Se narra de ‘Uzman que el Profeta () dijo:

“Aquel que muera sabiendo que nadie es digno de alabanza excepto Allah entrará al Paraíso”. (Regis-trado por Muslim)

El conocimiento al que se hace mención es lo opuesto a la ignorancia, es decir aquel conocimiento que lleva a la puesta en práctica y la implementación de su significado y enseñanzas en todos los aspectos de la vida.

2. Certeza

La segunda condición de la shahaadah es la certeza o al-yaqin. Es lo opuesto de la duda y la incertidumbre o la mera consideración. Es decir que el quien pronuncie el testimonio de fe debe tener certeza completa en su corazón sobre la divinidad de Allah y la profecía de Muhammad (). Esto significa negar la divinidad de todo aquello que es adorado excepto Allah así como negar la profecía de todos aquellos que afirman ser profetas luego de Muhammad (). Quien tenga dudas sobre estos conceptos no se bene-ficiará con pronunciar el testimonio de fe. La prueba sobre esta condición la encontramos en las palabras del Profetas ():

“Quien encuentra a Allah (luego de su muerte) con el testimonio de que no existe nadie digno de alabanza excepto Allah y que yo soy el Mensajero de Allah, sin duda alguna sobre la implicancia de la frase, entrará al Paraíso”. (Registrado por Muslim).

En otro Hadiz dijo:

“A quien encuentres detrás de este muro dile que quien atestigüe que nadie es digno de ser adorado excepto Allah con certeza en su corazón, tiene la albricia de ingresar al Paraíso”. (Registrado por Mus-lim).

Allah elogió a los creyentes en el Corán de la siguien-te manera:

“Por cierto que los verdaderos creyentes son quienes creen en Allah y en Su Mensajero, y no dudan en contribuir con sus bienes o luchar por la causa de Allah. Ésos son los sinceros en la fe”. (49:15)

Y criticó a los hipócritas por estar llenos de dudas e incertidumbres:

“Ciertamente quienes pretenden evadir el combate no creen en Allah ni en el Día del Juicio; sus cora-zones están llenos de dudas, y por ello vacilan.” (9:45)

Dijo Ibn Mas’ud: “La paciencia es la mitad de la fe, y la certeza es la fe en su máxima expresión”.

Quien tenga certeza obrará adorando sinceramente a Allah y siguiendo las enseñanzas del Profeta Muhammad ().

3. Aceptación

La tercera condición de la shahaadah es la aceptación o al-qabul. Si una persona tiene el conocimiento y la certeza en la shahaadah, debe continuar con acepta-ción, de palabra y corazón, de todo lo que implica la shahaadah. Hay personas que se niegan a aceptar la shahaadah y sus implicaciones, aún teniendo conoci-miento y certeza, negándose por orgullo o envidia.

Esa es la situación de algunos monjes judíos y cris-tianos que a pesar de reconocer la unicidad de Allah y la profecía de Muhammad () se negaron a seguir el mensaje del Islam.

“Muchos de la Gente del Libro quisieran que rene-gaseis de vuestra fe y volvieseis a ser incrédulos por envidia hacia vosotros, después de habérseles evidenciado la Verdad. Pero perdonadlos y discul-padlos hasta que Allah decida sobre ellos. En ver-dad, Allah tiene poder sobre todas las cosas”. (2:109)

Los incrédulos sabían sobre la unicidad de Allah y sobre la veracidad de Profeta (), sin embargo por arrogancia y orgullo no lo aceptaban. Se menciona en el Corán:

“¿Acaso tomáis una parte del Libro y otra no? ¿Cuál es la consecuencia de quienes obren así si-no la humillación en la vida mundanal y el más severo castigo el Día de la Resurrección? Allah no está desatento de cuánto hacéis.” (2:85)
Allah también dijo:

“Un verdadero creyente o a una verdadera creyen-te no deben, cuando Allah y Su Mensajero hayan dictaminado un asunto, actuar en forma contraria; y sabed que quien desobedezca a Allah y a Su Mensajero se habrá desviado evidentemente.” (33:36)

“Por cierto que sabemos que te apena lo que dicen [sobre ti]. No es a ti a quien desmienten, sino que lo que los inicuos rechazan son los signos de Allah”. (6:33)



Fuente: www.islamhouse.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario