viernes, 1 de enero de 2010

01 Los dos testimonios de Fe - Abdullah ibn Abdurrahman Al-Yibrin

En el nombre de Allah, el Clemente, el Misericordioso

Alabado sea quien tiene toda la perfección, a quien le corresponden los más sublimes atributos. Atestiguo que nada ni nadie tiene derecho a ser adorado salvo Allah, sin asociados y que Muhammad es su siervo y mensajero, que la paz sea con él, su familia, compa-ñeros y seguidores hasta el día del juicio final.

Siendo que la pronunciación del testimonio de fe y obrar acorde es la piedra fundamental de la religión del Islam, y considerando que muchos miembros de la nación Islámica ignoran sus profundos significa-dos y condiciones, creyendo que el objetivo es tan solo pronunciarla, y existiendo también quienes la interpretan erróneamente, accedí a escribir esta pequeña investigación para que se beneficien quienes buscan la verdad y anhelan obrar rectamen-te.


Capítulo primero


Las virtudes del testimonio

El lector asiduo puede encontrar en los libros de hadices muchos dichos del profeta () sobre las vir-tudes y beneficios del testimonio de fe, y la albricia a quien la pronuncia y actual acorde a ella del ingreso al paraíso y la salvación en el mas allá.

Un ejemplo es el hadiz que relata ubadah ibn as sa-mit que el profeta () dijo: “Quien diga: ‘Atestiguo que no hay otra divinidad que Allah, único y sin aso-ciados, y que Muhammad es Su siervo y mensajero, que Jesús es el siervo de Allah e hijo de Su sierva y Su palabra; que Él concedió a María, un espíritu pro-veniente de Él, y que el Paraíso es real y el Infierno es real, Allah lo ingresará al Paraíso según sus obras.”

En sahih Muslim se registra que Uzman narró que el Profeta () dijo: “Aquel que muera sabiendo que na-die es digno de alabanza excepto Allah entrará al Pa-raíso”. (Registrado por Muslim)

Se registra que Abu Huraira narró que el Profeta () dijo: “Quien encuentra a Allah (luego de su muerte) con el testimonio de que no existe nadie digno de alabanza excepto Allah y que yo soy el Mensajero de Allah, sin duda alguna sobre la implicancia de la fra-se, entrará al Paraíso”. (Registrado por Muslim).

Ubada ibn as-Samit narró que el Profeta () dijo: “Quien atestigua que no existe nadie digno de ala-banza excepto Allah, con sinceridad desde el cora-zón, Allah evitará que caiga en el Fuego del Infierno”. (Registrado por al-Bujari)

En otro hadiz: “Allah ha prohibido el Fuego del In-fierno a todo el que diga: ‘No existe nadie digno de alabanza excepto Allah”. (Registrado por Muslim) y en otra narración: “Allah ha prohibido el Fuego del Infierno a todo el que diga: ‘No existe nadie digno de alabanza excepto Allah’, y lo diga deseando el rostro [y la complacencia] de Allah”. (Registrado por Mus-lim)

Todos estos hadices auténticos mencionan un beneficio grandioso para quien pronuncie y viva según estos dos testimonios: El ingreso al paraíso y la salvación del fuego del infierno.

En otro hadiz se menciona la salvación del fuego para quien pronuncie el siguiente testimonio al amanecer o al atardecer de su día: “Señor mío, he amanecido atestiguando porque creo en Ti, en los ángeles que portan tu Trono, en los Profetas que en-viaste, en los libros que revelaste, en los ángeles, en toda tu creación, que Tu eres Allah, no hay divinidad excepto Tu y nadie merece ser adorado excepto Tu, atestiguo también que Muhammad () es tu siervo y mensajero”.

Así como se menciona en un Hadiz que es más im-portante que toda la creación, se registra en sahih Muslim, de Abû Sa’îd Al Judrî () narró que el Mensa-jero de Allah () dijo: “Moisés (Mûsâ ()) dijo ‘¡Oh Señor! Enséñame algo con que recordarte y suplicar-te’. Y le respondió Allah: ‘¡Moisés! di: Lâ ilâha il la Allah’. Y Moisés (u) replicó ‘Pero Señor, todas tus criaturas dicen eso’. Entonces respondió: ‘¡Moisés! Si los siete cielos y cuanto contienen, excepto yo, y las siete tierras fueran puestas en un plato de balanza y Lâ ilâha il la Allah fuera puesto en el otro plato, la ba-lanza se inclinaría hacia el plato que contiene Lâ ilâha il la Allah”.

El Imâm Ahmad transmitió de ‘Abdullah Ibn ‘Amrû (t)que el Profeta (e) dijo: “Cuando Noé (Nûh (u)) se en-contró ante la muerte le dijo a su hijo: ‘Te recomiendo que recuerdes siempre Lâ ilâha il la Allah, porque si los siete cielos y las siete tierras fueran depositados sobre uno de los platos de la balanza y Lâ ilâha il la Allah fue-ra puesto en el otro, este último inclinaría la balanza. Si los siete cielos y las siete tierras fueran una argolla ma-ciza,  Lâ ilâha il la Allah la rompería.”

Narró ‘Abdullah Ibn ‘Amr Ibn Al ‘As que el Mensajero de Allah () dijo: “En el día de Resurrección, Allah traerá una persona de mi Ummah, expondrá ante él noventa y nueve registros (con sus obras). Cada uno de ellos alcanzará hasta donde la vista puede exten-derse. Entonces Allah le preguntará: ‘¿Acaso niegas algo de lo que hay en ellos?  ¿Acaso te han tratado injustamente mis registradores (los ángeles encarga-dos de contabilizar las obras)?’ Y la persona contesta-rá: ‘No, mi señor’. Allah le preguntará luego: ‘¿Tienes alguna excusa (por no tener buenas obras)?’ Y él responderá: ‘No, mi Señor’. Entonces Allah dirá: ‘¡Mira! Hemos conservado una buena obra tuya con nosotros. No habrá injusticias en este día’. Entonces Allah extraerá una tarjeta, y en ella escrita: "No hay dios sino Allah y Muhammad es su siervo y mensa-jero".  Allah le dirá entonces: ‘Comprueba su peso’. Y la persona responderá: ‘¡Oh señor! Este papel (con su escaso peso) no puede emparejarse con estos (inmen-sos) registros’. Allah observará: ‘No serás tratado in-justamente’”. El Profeta agregó: “Todos los registros serán dispuestos en un plato de la balanza y la tarjeta en el otro plato. Y, por la Gracia de Allah, el plato con los registros se elevará mientras que el plato que contiene dicha tarjeta pesará mas, porque nada tiene más peso que el nombre de Allah”.

Todos estos textos prueban que el éxito en esta vida y la otra corresponde a quienes pronuncian y practi-can este testimonio. Pero también estos textos deben ser comprendidos a la luz de aquellos que condicio-nan estos beneficios solo a quienes creen en el testi-monio sinceramente y obran según él conociendo sus condiciones, evidenciándose en su obra y compor-tamiento.


Fuente: www.islamhouse.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario