lunes, 21 de diciembre de 2009

Virgen de Chiquinquirá en Venezuela

Cuenta la historia que una humilde anciana lavandera habitante de un barrio humilde de Nueva Zamora de Maracaibo denominado El Saladillo, en la provincia de Venezuela cumplía su faena en las orillas de la laguna de Coquivacoa cuando una tablita llego a sus manos, sin ninguna particularidad que la hiciere especial, pero al parecer la misma fue recogida por la lavandera dándole la utilidad de tapa para la tinaja de agua.





Al tiempo a la anciana le pareció reconocer en la tablita una imagen muy borrosa de carácter religioso y quizá por reverencia la colocó en una de sus paredes. El martes 18 de noviembre de 1709 se encontraba absorta en sus que haceres, por lo que no prestó atención a una serie de golpes que se escuchaban en la pared donde colgaba la imagen. Los golpes se escucharon de nuevo, pero ella no se movió. Sin embargo, a la tercera vez, se dirigió extrañada al lugar de donde venían los golpes y sorprendida vio cómo en la tablita se apreciaba claramente la imagen de la Virgen de Chiquinquirá y salia de ella una luz brillante.

La sorpresa de tal fenómeno la llevó a la calle donde comenzó a gritar: "Milagro, milagro" y con esto se dio inicio a la gran devoción de los zulianos hacia la Madre de Dios. La imagen se presume fue lanzada como despojo en aguas del mar, de un saqueo de algún pirata en el por aquel entonces Virreinato de la Nueva Granada (hoy Colombia) y se desconoce cuanto tiempo pudo estar flotando en las aguas del mar hasta llegar a la Laguna de Coquivacoa (hoy Lago de Maracaibo). La mirada de la Virgen en la imagen viene dada hacia la izquierda, como dando a presumir que sigue su camino a la entonces Provincia de Venezuela, haciéndose desde entonces la "indocumentada" más querida de este país, presagiando quizá también el gran éxodo de colombianos que han llegado a Venezuela. Luego del portento similar al ocurrido en el vecino Virreinato se quiso trasladar la Imagen a la Catedral de Nueva Zamora de Maracaibo y de hecho se logró hacer hasta cierto tramo de las adyacencias al templo, pero llegada a un lugar determinado la imagen empezó a ponerse pesada en extremo, hasta el punto que hubo que bajarla y dejarla en tierra, sin que luego de esto pudiera ser levantada de nuevo. En vista de las circunstancias a alguno de los pobladores se le ocurrió que quizá la providencia deseaba que la imagen no estuviera en el templo mayor, junto a los mantuanos (los adinerados de la época) sino en la ermita en construcción para ese momento de San Juan de Dios (más acorde con los más desposeídos) hacia el oeste de la ciudad.

La sugerencia fue tomada en cuenta y sorprendentemente la imagen recobró su peso original y llegó con honores a la mencionada ermita, hoy convertida en Basilica Menor dedicada a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y San Juan de Dios, en la cual se venera desde entonces.

Ciclo festivo: enmarcado en la celebración de la Feria, a la par del cronograma formal y religioso de actividades se desarrollan otros eventos populares y de masas de acuerdo a las creencias de los fieles. Todos los 18 de noviembre Maracaibo y el estado Zulia en general, han venido celebrando la fiesta de la Chinita, como cariñosamente se le denomina en el país, fecha que se ha convertido a partir de ese entonces, en ocasión de fiestas para los fieles del pueblo zuliano y sus alrededores. Con el alumbrado de la avenida Bella Vista, al son de la gaita (música originada en la época colonial y que hoy en día está dedicada en gran medida a la celebración de las fiestas de la Virgen y protestas del pueblo zuliano), fuegos artificiales que alumbran el cielo marabino, chimbangueles (música de tambores) que retumban, bandas orquestales hay un marco de fiesta, acompañando a la Virgen en su recorrido por las calles donde se dice ocurrió el milagro de la renovación, tal como también sucedió en Chiquinquirá, Colombia.

La devoción a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá es muy grande en la ciudad de Maracaibo y a la misma se le atribuyen multiplicidad de favores, algunos de los más sorprendentes se han exaltado en hermosos vitrales en la misma Basilica.

La Virgen del Rosario de Chiquinquirá es la formal patrona de la Ciudad de Maracaibo, el estado Zulia y de la Guardia Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, fue coronada canónicamente con las ofrendas de oro junto a piedras preciosas y semipreciosas tales como rubíes, zafiros y esmeraldas que su pueblo le ha obsequiado desde la colonia. Dicha corona esta sostenida por cuatro ángeles de plata.

En la época hispánica la tabla fue cubierta en sus bordes con un repujado de oro, ciertos adornos sobre la imagen como coronas para la Virgen y el niño, la aureola, etc, los cuales han sido retirados en su mayoría a excepción de las corona. Cuenta la imagen con un cetro de oro, zafiros y esmeraldas; la imagen también cuenta con una corona elaborada con piedras denominadas "tumas" obsequio de la etnia guajira.
La imagen de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá se ha trasladado en varias oportunidades a múltiples sitios; una de las más recordadas fue cuando visitó la capital de la República y de manera más frecuente ha sido paseada por las diferentes parroquias del estado Zulia, trasladándose en lanchas por el lago y los ríos, en vehículos terrestres y hasta en helicóptero. Hoy estas visitas continúan pero haciendo uso de una replica por resguardo de la imagen original.

Las celebraciones en honor a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, dejaron de ser las modestas fiestas patronales del pasado para adquirir características internacionales de festejo de gran complejidad donde confluyen eventos religiosos y populares, todos reunidos bajo el nombre da la Feria Internacional de la Chinita.

En ella se realizan las famosas corridas de toros, bailes en sitios públicos y privados de la ciudad, amaneceres gaiteros, juegos de béisbol, la gran gala de la belleza, (concurso de belleza que permite elegir a la soberana que será la reina de la feria por todo el año, transmitido por Venevisión a través de su programa Sábado sensacional), el desfile de carrozas y comparsas, además muchas otras actividades.


El 18 de noviembre es un día hermoso en el que todos los marabinos (naturales de Maracaibo) le hacen un homenaje a la Virgen de Chiquinquirá. Ese día es conocido y celebrado como (La Feria De La Chinita)y se celebra con mucho entusiasmo, alegria, fe y fidelidad por todos los habitante de la ciudad.

A la par se desarrolla el juego de béisbol Copa la Chinita, actividad deportiva muy frecuentada por la fanaticada zuliana, que se reúne (luego de una larga noche de parranda) a darle ánimo y apoyo al equipo pelotero de las Águilas del Zulia. A la semana siguiente se realiza la procesión de la Aurora y en ella se pasea la imagen desde la basílica a las 3.00 de la madrugada, para que junto a su pueblo reciba el día en la calle. Finalmente, el domingo siguiente se restituye la imagen a su camerín.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Virgen_de_Chiquinquir%C3%A1



El mes de noviembre es de especial significación para el pueblo zuliano, ya que durante el mismo se llevan a cabo las celebraciones en honor de la Chinita (equivalente zuliano de guajirita) o Virgen de la Chiquinquirá. Es por este motivo que durante estos días, la gaita suena con especial frenesí y alegría en todo el Zulia. De las numerosas fiestas en honor a la Virgen, quizás la más impresionante sea el llamado Amanecer Gaitero, en el que el pueblo de Maracaibo se congrega en la madrugada del día 18 en la plazoleta de la Basílica, para cantarle a la Chinita las Mañanitas y el Cumpleaños Feliz.
De acuerdo con la tradición zuliana, la Chinita llegó a Maracaibo sobre las olas del lago. Cuenta la historia que un día del año 1749, una sencilla mujer acababa de lavar su ropa en las orillas del lago de Maracaibo, cuando repentinamente vio flotando una tablita de madera fina, la cual recogió pensando en que le podría ser útil para tapar la tinaja de agua que tenía en el corredor de su casa. A la mañana siguiente, cuando estaba colando el café, la mujer escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando. Fue a ver lo que sucedía y quedó sobrecogida de asombro al ver que la tablita brillaba y que aparecía en ella, la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Por tal motivo, la mujer comenzó a gritar ¡Milagro! ¡Milagro!, por lo que de ahí proviene el nombre de El Milagro a la actual avenida junto al lago, donde estaba la casita de la lavandera. Luego de lo sucedido, numerosas personas acudieron a presenciar el prodigio, convirtiéndose por esto la casa de la humilde mujer en un lugar de veneración de la Virgen por parte de múltiples creyentes.



Nave lateral en la basílica



El lugar donde reposa la tabla

Al tiempo de lo acontecido en casa de la humilde lavandera, las autoridades de Maracaibo decidieron realizar una procesión en honor de la Chinita. Cuenta la leyenda, que la Virgen era llevada en hombros por dos hombres elegidos por el propio Gobernador, cuando al doblar una esquina, la imagen se puso tan pesada que impidió seguir moviéndola. Finalmente, después de muchos ruegos al cielo y súplicas a la Virgen, uno de los presentes exclamó: "Tal vez la Virgen no quiera ir a la Iglesia Matriz y prefiera la de San Juan de Dios".
Según la tradición popular, estas palabras se tomaron como una inspiración divina, ya que, la procesión cambió su rumbo hacia la iglesia de la gente humilde de Maracaibo y la imagen recuperó su peso normal. Es por esto, que desde ese día, la Virgen de la Chiquinquirá, la querida Chinita, protege desde su templo, hoy basílica, al pueblo zuliano.


Vitral en la basílica


El techo de la basílica

En la actualidad la casa donde se efectuó el hallazgo se levanta un majestuoso templo hogar de nuestra Santa Patrona en el cual se celebra el santo sacrificio de la misa y aquella tablita milagrosa en la cual se encuentra reflejada la imagen sagrada, se expone con orgullo en este altar, donde podemos ver con gran claridad la indescriptible y soberana aparición de la Virgen de Chiquinquirá. La calle donde estaba la casa tomó desde ese momento el nombre de Calle del Milagro.


Monumento en las afueras de la Basílica








Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Virgen_de_Chiquinquir%C3%A1

Virgen de Coromoto Patrona de Venezuela

Breve Historia



Entre los Indios que habitaban la región de Guanare había una parte designada con el nombre Cospes. Cuando en 1591 llegaron los españoles allí y se hizo el reparto de tierras e Indios en encomiendas, unas cuantas familias de los Cospes se disgregaron de su Tribu y huyeron internándose en las selvas de las dilatadas montañas y valles que se extienden entre Boconó de Trujillo y Guanare, hacia las riberas del río Tucupido. En esos lugares apartados se mantuvieron los Cospes muchos años sin acordarse nadie de ellos, hasta que sonó en el reloj de la Providencia la hora de su conversión mediante la maternal intervención de María Santísima.



Un español noble y honrado, buen cristiano, llamado Juan Sánchez, había obtenido años atrás unos terrenos en la margen derecha del Guanare a unas 5 leguas de la Villa de Espíritu Santo que es la ciudad de Guanare.

Varios años llevaban los Indios Cospes sin que los civilizadores extranjeros hubieran podido conseguir que ellos descendieran a tomar parte en el aprendizaje del cultivo de los campos y de la Doctrina Cristiana. Estaban, según refieren en la historia, en aquellos lugares de la montaña en donde ellos se habían ocultado hacia las fuentes del río Tucupido y su margen derecha.

Aquí se dejó ver la Virgen no solo del Jefe de la Tribu sino de varios otros indios y es también donde les mandó a que fueran a donde los blancos Españoles a que los Bautizaran; por indicación de la Virgen, los Indios en número de varios centenares dejaron la montaña y se pusieron a las órdenes de Juan Sánchez quien les fijó para su residencia y trabajo unos campos de su propiedad conocidos con el nombre de Coromoto, nombre propio de una quebrada en la confluencia de los ríos Tucupido y Guanare de la cual toma la denominación de aquel paraje la Santísima Virgen que allí apareció.


Manantial de agua en el lugar de la aparición



Reproducción de la aparición




Según refiera la Historia la Virgen de Coromoto apareció repetidas veces a los Indios cospes y no solamente a los mayores sino también a los hijos de éstos según testimonio de los que fueron Párrocos de Guanare en el tiempo no lejano de las apariciones.



Monumento a la virgen en el lugar de la primera aparición



Detalle del monumento

La primera Aparición tuvo lugar en el año de 1651 cuando el cacique de los Cospes se dirigía en compañía de su mujer al trabajo de campo. Al llegar a una quebrada, una hermosa Señora que sostenía en sus brazos un precioso niño, apareció caminando sobre las aguas diciéndoles en la lengua propia de los Indios "salgan a donde están los blancos para que les echen agua sobre sus cabezas para subir al Cielo".



Monumento a la entrada del parque, en "La quebrada"



Los jardines del parque

El Cacique de los Cospes que en un principio asistía gustoso a las instrucciones catequísticas disgustó luego añorando sin duda la soledad de los bosques y se retiró sin recibir el bautismo. Triste y meditabundo estaba el Indio recostado en su choza días antes de su fuga. Con él se hallaban su esposa, su hermana Isabel y un hijo de éste el cual era llamado Juan.



Todo era silencio en la noche pues las Indias al ver de tan mal humor al Cacique que no se atrevían a decir palabra. Habrían transcurrido algunos instantes desde la llegada del cacique cuando de modo visible y corpóreo se presentó la Virgen Santísima en el umbral del bohío, despidiendo rayos abundantes como los rayos del sol a medio día, según palabras de la India Isabel, que iluminaron el recinto con celestial claridad.

Al verla el Cacique pensó que la Gran Señora venía a reprocharle su mal proceder y le dijo: "¿Hasta cuándo me quieres perseguir?" bien te puedes volver, no he de hacer más lo que tú me mandes. Por ti dejé mis conucos y he venido a pasar trabajos. Como las mujeres reprendieron al Indio el modo como trataba a la Bella Mujer, le dijo a la Virgen que lo miraba sonriente: ¿ con matarte me dejarás? Adelantándose entonces la Virgen hacia el Cacique, él se abalanzó sobre ella para asirla del brazo y echarla fuera quedando todo envuelto en tinieblas. Aquí la tengo, dice el Indio en tono de furia y triunfo. Muéstrala para verla responden las mujeres y a la luz de las ascuas que arden en el tosco fogón, abrió el Indio su mano y contemplan todos el retrato de la bella mujer.

El pobre Indio resistió por algún tiempo más la acción de la gracia que golpeaba insistentemente a las puertas de su corazón, pero al fin, la Virgen salió triunfante pues el Cacique al verse mortalmente herido por la mordedura de una serpiente cuando huía a la espesura de la selva, pidió a gritos el Bautismo que le fue suministrado por un buen Cristiano de la Ciudad de Barinas.

De las palabras que la Virgen dijo al Cacique y a los Indios Cospes desde la primera de sus apariciones era que "Salieran a donde estaban los Blancos para que les echara agua en la cabeza para ir al Cielo". Se deduce que la Virgen se constituyó en Misionera de los Indios Venezolanos siendo en la Aurora de la Fe del nuevo mundo como un sol brillantísimo que irradiara los más fulgurantes resplandores. Mas no hizo sus apariciones solo para convertir a los Indios sino que dejó su retrato en esta tierra privilegiada para que la iluminara en la sucesión de los tiempos. No significa otra cosa los múltiples prodigios que su poder ha obrado en favor de sus devotos y continúa obrando en el orden de la naturaleza como el de la gracia para conservar siempre el vivo rescoldo de la Fe en el pueblo Venezolano.

Muchas son las devociones marianas como las distintas advocaciones de la Santísima Virgen en nuestra Patria. Todas son sin duda dignas de consideración y aprecio pero ninguna como la de la Virgen de Coromoto. Ella es la primera en el orden del tiempo pues ninguna como ella puede remontarse a los tiempos de la Evangelización primitiva de los Indios cuando la Fe empezaba a nacer en tierras Americanas. Ella es la única que tiene por origen la aparición real de la Santísima Virgen en persona a nuestros aborígenes, dejándoles el don inestimable de su imagen. Ella es la que con más fuerzas atrae los corazones de toda Venezuela pues desde las remotas regiones acudieron llenos de Fe y amor los peregrinos.

Ella, por tanto, tiene más derechos que ninguna otra devoción a ser proclamada Patrona Celestial de nuestra Patria.

Proclámala tú muy alto en el fondo de tu corazón, entronízala en tu hogar y conviértete en el apóstol de la devoción a Nuestra Señora de Coromoto.

El 1º de mayo de 1942 fue declarada Patrona de Venezuela por el Episcopado Nacional. El 7 de octubre de 1944, S. S. Pío XXII, la declaró "Celeste y Principal Patrona de toda la República de Venezuela", su coronación canónica se celebró en 1952. El Santuario Nacional a la Virgen de Coromoto fue declarado Basílica por S. S. Pío XII el 24 de mayo de 1949.



Fuente: http://www.infancia-misionera.com/coromoto.htm




Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto



Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto



El Santuario está construido en el lugar de la 2da aparición


Altar del templo



Hoy en día, cerca de Guanare (estado Portuguesa), en el lugar de la segunda aparición fue construido un lindo templo, el Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto, el cual fue consagrado el 7 de enero de 1996, e inaugurado con la solemne Eucaristía presidida por su Santidad el Papa Juan Pablo II, el 10 de febrero de 1996.


Vitral detrás del altar


Vitral sobre el altar




Primera aparición




Detalle Vitral central



Segunda aparición


Detrás del altar se encuentra la imagen de la virgen que mostramos a la derecha. Debajo de esta imagen está un hermosísimo relicario de oro, brillantes y perlas. Como está prohibido fotografiarlo, lamentamos no poder mostrárselo aquí.


Cruz sobre el altar



Imagen de la virgen detrás del altar

Las misas se celebran de lunes a viernes a las 7 a.m., los sábados a las 8 a.m. y a las 11 a.m., los domingos a las 8 a.m., 11 a.m. y 2:30 p.m.

Fuente: http://www.venezuelatuya.com/religion/coromoto.htm

Virgen de La Consolación - Patrona del Táchira - Venezuela

El 15 de Agosto, la Fé se hace presente en todos los caminos que llevan a los devotos de la Virgen de Consolación de Táriba hacia la Basílica de La Perla del Torbes.



ORACION

Oh! Virgen Santísima de La Consolación,
que tu maternal bendición esté sobre mí
en el día, en la noche, en el trabajo, en el descanso,
en la salud, en la enfermedad, en la vida,
en la muerte, en el tiempo
y en la eternidad.

Santí sima Virgen María, madre y abogada mí a,
no permitas que te ofenda en este dí a
y para eso dadme tu santa bendición.

En el nombre del Padre,
del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.


DIA DE LA VIRGEN DE LA CONSOLACIÓN: 15 DE AGOSTO 





Su ubicación está en la ciudad de Táriba, Edo. Táchira, en la Basílica menor de Nuestra Señora de La Consolación.

En 1560 dos padres Agustinos venidos del Nuevo Reino de Granada llegan a Táriba, llevando de San Cristóbal una tabla con la imagen de nuestra Señora de la Consolación.
En 1600 se construye una ermita para la veneración de la excelsa Virgen. Desde entonces para acá, Nuestra Señora de la Consolación, es el centro devocional de Táriba, y la más preciada reliquia de sus buenas y cristinas gentes.

El 15 de agosto se celebra su fiesta, con solemne Pontifical y sermón de circunstancias. Y es entonces cuando el amor a Nuestra señora de la consolación se desborda por todas partes, lleno de unción de fe y de esperanza, y cuando la piedad de tachirenses, de venezolanos y de muchos colombianos abre caminos de luz para venirse a postrar a sus plantas maternales.

Allí esta ELLA, la Reina, la Madre, siempre es trance de amor y de entrega, recogiendo los dolores de los hombres para devolverlos trocados en alegría o en alivio. Por eso hasta su trono, joya y relicario del arte de oro y rutilantes piedras preciosas, vienen todas las gentes con tranquila confianza: los nobles y los hijos del pueblo, los obreros y lo menestrales, los ricos y los pobres, los inteligentes y los rudos los empleados y los buenos campesinos que el día de sus fiestas se visten de gala, y recogen las primicias de sus mejores cosechas y rasgan con las manos briosas las cuerdas del cuatro y de las guitarras, para venirle a decir a la Madre las Càntigas de su amor limpio y sin mancha.

El Primer Templo a la Virgen de Táriba








La Ermita construida en los primeros tiempos por los agustinos requería convertirse en templo de jerarquía y dimensiones suficientes a la atención y servicio de una feligresía creciente y a los peregrinos, renovándose y nutriéndose en la abundosa benignidad mariana. Corresponde al Venerable Maestro y Sacerdote Francisco Martínez de Espinoza, Cura y Vicario de la Villa de San Cristóbal, iniciar la construcción del primer templo a la Virgen de Táriba, tal como se ve en la "Relación Auténtica", cuando el 19 de agosto de 1690 se está testificando otro milagro de la Bendita Virgen, al hundirse el techo de la Capilla Mayor y salvarse el albañil Juan Báez y otros cuatro ayudantes que allí estaban entejando el día 18 de marzo del mismo año, víspera del Domingo de Ramos.

La construcción del Santuario que reemplazó a la preclara Ermita primigenia, precisamente frente al lugar en que ésta estaba, o sea la actual Plaza Bolívar, vale al nombrado sacerdote Martínez de Espinoza el que el Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Santa Fe, de Bogotá, Onofre Tomás Baños Sotomayor, Consultor y Comisario del Santo Oficio y Visitador General Eclesiástico de la Provincia, por auto del 6 de octubre de 1691, abra averiguación sobre su vida y costumbres para el reconocimiento de sus méritos. El primero en acudir a declarar, el 16 de octubre de dicho año, es el Capitán Francisco Ramírez de Are-llano. Alcalde Ordinario de la Villa de San Cristóbal, quien testifica que el Padre Martínez de Espinoza no solamente ha edificado la Iglesia de la Villa de San Cristóbal, sino también una Capilla a la Virgen de Nuestra Señora de Táriba.

Hay otros declarantes, como Gerónimo Colmenares Aesmasa, vecino y encomendero de la Villa de San Cristóbal, y Fray José Gómez, Prior del Convento Agustino de la misma Villa. el cual afirma el celo religioso y el sentido progresista del Padre Martínez de Espinoza. En consecuencia, el ''''isitador y Canónigo Baños y Soto-mayor prevé un auto recomendando el estímulo, a la dignidad que más convenga, del nombrado sacerdote, cuya parte final dice: "Declaramos y damos por buen Cura beneficiado y Vicario Juez Eclesiástico al dicho Maestro Don Francisco Martínez de Espinoza, y mandamos dé cuenta de los honrados procederes de dicho Maestro al Señor Vicepatrono de este Nuevo Reino para que le dé a su Majestad, que Dios guarde, para que le honre con la canonjía y dignidad que más convenga, por ser digno y ino merecedor de ella." Tal auto tiene fecha 16 de octubre de 1691.

Cuando los Padres Agustinos -que habían traído a nuestra tierra la Virgen de la Consolación- dejaron su Convento de San Cristóbal, tal como lo dice el historiador Ricardo González Valbuena, vinieron años más tarde los Padres Dominicos a ser rectores espirituales de ia Iglesia de Táriba, pues ya estaban como misioneros en el Alto Apure.




El Museo de la Virgen de Consolación de Táriba

Con motivo de la gran cantidad y variedad de ofrendas de los feligreses llevadas a la virgen, el rector de la Basílica Mons. Sixto Gonzalo Somaza decide crear "El Museo de La Virgen" para lo cual destina el área lateral derecha de la basílica transformándola mediante el uso de escaparates y vidireras donde exhibe de manera organizada todos los regalos prometidos por quienes han visto concedido un favor de su Patrona.









La lista de artículos es realmente indescriptible; no obstante, los más presentes son: Placas metálicas, Libros, cuadernos, títulos profesionales, diplomas, insignias militares, tocados y vestidos de novia, casitas de arcilla, anillos, juguetes.

Destaca entre las ofrendas a la Virgen de La Consolación de Táriba la cinta de la chica venezolana ganadora de la Vireina del Universo 1998: Veruska Ramírez. Una tachirense que le pidió mucho a su virgencita para lograr el triunfo de Miss Venezuela en 1997 y luego Vireina del Universo quedando detrás de Trinidad y Tobago .

A lo largo del museo se exhiben cuatro murales que describen resumidamente la historia de la virgen.










En el primer mural se muestra cuando los padres misioneros atraviesan el río torbes crecido.

Al fondo del recorrido del Museo se haya una escultura de la Virgen

El segundo mural escenifica la batalla de los indios Táriba con los Guásimos. El tercero refleja el momento cuando los niños, jugando con el retablo de la virgen, intentan partirlo. En el último mural se observa el culto a la virgen. Estos fueron realizados por un artista colombiano .



Himno de la Virgen de La Consolación

Música del R. P. Jesús Calderón. S. D. B.
Letra del R. P. Serafín Prado. A. R.

Canta: Coral de la Alcaldía del Municipio Cárdenas
Dirige: Prof. Javier Duque

haga click aquí para escucharlo

Coro
Gloria en los cielos y en la tierra gloria,
El Táchira repita con fervor.
Gloria a la Virgen, que alumbró su historia.
Por la Reina, un himno de victoria;
por la madre, un cántico de amor.

Estrofas

1ra.
En Táriba encendiste nuestra primera aurora,
Con tus divinos ojos, oh Madre de la luz,
Y desde entonces fuiste la fiel consoladora,
Llorando nuestras penas al pie de nuestra Cruz.

2da.
Y fuimos todos tuyos, y para Tí un sagrario
en cada pecho andino te consagró la fe,
Y el corazón del Táchira fue sólo un relicario,
Y tú eres la reliquia que se venera en él.

3ra.
Tu nombre, en nuestros labios, pusieron nuestras madres;
Tu amor, en nuestras almas, fue amor de todo amor;
Y por tu honor y gloria murieron nuestros padres.
¡Gloria de nuestra gloria y honor de nuestro honor!

4ta.
El Táchira te aclama por Madre v Soberana,
Por Ti florezcan, siempre, la rosa y el laurel,
Que sea toda tuya la gloria del mañana
Lo mismo que fue tuya la gloria del ayer.




Bandera





Se identifican dos banderas que simbolizan la fe católica hacia la virgen las cuales tradicionalmente son izadas en las casas taribenses.

Bandera Blanco y Oro

Bandera Blanco y Azul Celeste

Recientemente, también se iza junto a estas la bandera del Municipio Cárdenas de colores: Celeste, Verde y Rojo. (al centro)


Fuente: http://www.virgendeconsolacion.com/

La Virgen del Valle - Venezuela




"Historia"


Cuando Cubagua estaba en pleno desarrollo, encargaron para una de las dos iglesias de aquella isla, probablemente para la parroquial de Santiago, una piadosa imagen de la madre de Dios, en su privilegio y representación de Inmaculada Concepción o de Purísima, según expresión general de todos los fieles.

Si tenemos la plena y absoluta certeza de que la imagen de Nuestra Señora del Valle, que entonces designaban de la Purísima, llegó al principio a la isla de Cubagua, no hemos podido fijar la fecha exacta de su arribo a esta isla; presumimos, sin embargo, que haya sido anterior al año de 1530.

La venerada Imagen sería solemnemente bendecida y entronizada en el templo de la pequeña isla por el virtuoso padre D. Antonio Meléndez, que en aquellos años era el beneficiario de aquel curato, o más posiblemente, por el vicario de la isla, el presbítero Francisco de Villacorta.

La isla de Cubagua pasó por terribles y varias destrucciones, que obligaron a sus vecinos a pasarse para Margarita, donde su párroco, Francisco de Villacorta, había poblado la Villa del Espíritu Santo.

El 25 de diciembre de 1541, un terrible ciclón arrasó la Nueva Cádiz, haciendo víctimas y destruyendo la totalidad de sus casas, incluso la parroquial de Santiago.

Tampoco conocemos el año del traslado de la Imagen desde Nueva Cádiz para la isla de Margarita, pero presumimos hubo de ser, a más tardar, en el año de 1542, cuando se pasaron para aquella isla gran parte de sus vecinos, llevándose consigo las cosas de su propiedad.

Como muchos de los enseres de la iglesia parroquial fueron trasladados para Margarita, la misma suerte tendría entonces la imagen de la Purísima. Unos vecinos se la llevarían entonces, con otros efectos de la iglesia cubaguense, para el Valle del Espíritu Santo y la depositaron en la ermita que por tener tierras en sus inmediaciones o ser ellos quienes desde muchos años antes existía en aquel lugar, posiblemente habrían sufragado su adquisición.

"Los milagros"





Desde hace cerca de cinco siglos sus devotos y los que no, acuden a diario al Valle del Espiritu Santo para ver de cerca a la "Virgencita", la de los ojos semidormidos y con cierta melancolia.

Es que no se puede ir a Margarita sin visitar el santuario de la Virgen del Valle.

Esa es una visita obligada y por demás gratificante. Conocer de cerca sus milagros, que por cierto son innumerables.




"Lagrimas de sangre"




Las lagrimas de sangre derramadas por la Virgen del Valle, y su aparición a la autora de la pintura, rosaura Gonzalo.

Dos racimos de lágrimas son el producto de las 7 oportunidades en que el rostro de la Virgen del Valle, plasmado en un lienzo por la artista plástica, ha derramado desde el 25 de Octubre de 1999, cuando lloró por primera vez.

Otra revelación de la Virgen del Valle a Rosaura es que no quería que su imagen fuera elevada a su nicho en la Basílica del Espíritu Santo.

El sábado 18 de Diciembre de 1999, se presentó a la pequeña floristería donde está el lienzo de la Virgen del Valle, un representante de la diócesis de Margarita, que preside el obispo Rafael Conde, para sellar el cuadro.

El padre Roger Faneite, párroco del Valle del Espíritu Santo, fue el encargado de precintar el cuadro y levantar el acta que fue firmada por 5 testigos.

"El milagro de la perla"



Vagas noticias sobre éste hecho refieren que un pescador nativo de Punda, llamado Domingo, fue alcanzado por la púa de una raya cuando trataba de encontrar perlas en el fondo del mar.

Domingo vio el peligro de perder su pierna, ulcerada y a punto de ser amputada.

Su esposa, ferviente devota de la Virgen del Valle rogó por la sanación de su esposo, produciendose el primer milagro de ésta historia. El pescador, en pago del milagro prometio obsequiarle la primera perla que encontrara.

Hurgando en el fondo marino, Domingo abrió las valvas de una ostra y cuál no sería su sorpresa al hallar una perla que reproducia con fidelidad la forma de su pierna y hasta la marca de la cicatriz.
"El del general Juan Bautista Arismendi"

El general español Juan Bautista Arismendi, durante la batalla de Matasiete, que recibió un disparo en el pecho, chocando la bala contra la medalla de la Virgen que el patriota llevaba siempre consigo, escapando así milagrosamente de la muerte.

Este podria decirse que era el pago por el recate que Arismendi y el heróico sacristán Francisco Esteban Gómez realizaran a la Virgen del Valle durante el saqueo en el Valle del Espiritu Santo, en medio de la refriega de Matasiete, llevándola a buen recaudo en la sombra de laq Iglesia de Santa Ana del Norte. En ese entonces la llamaban la "Virgen Patriota", que según las leyendas, en cuerpo de mujer, animaba a los combatientes y curaba sus heridas.

"Coronación"

El 15 de agosto de 1910, cuando apenas comenzaba el gobierno de Juan Vicente Gómez, el Papa Pio X concedió la Canónica Coronación a la Virgen del Valle. Pero hubo de esperar un año para que se celebrara en el Valle del Espíritu Santo el acto de coronación, que estuvo a cargo del Obispo de Guayana Antonio María Durán a cuya diócesis pertenecía. Fue el 8 de septiembre de 1911.
Desde entonces, se celebran las fiestas de la Virgen del Valle, que no solo conmueven a toda la gente de la isla, sino que haca venir a miles de peregrinos de todo el país, y en especial, del oriente.

La Virgen del Valle es la más antigua Imagen venerada en Venezuela.













"Santo Santuario"





La Virgen del Valle es la más antigua Imagen venerada en Venezuela, tiene su Santo Santuario en el pueblo del Valle del Espíritu Santo, en la Isla de Margarita.

.
"Dia de Gloria"

El 8 de Septiembre es el gran día. El pueblo del Valle del Espíritu Santo se viste de fiesta para celebrar el día que la "Virgencita" acerca su divina gracia a sus devotos, no sólo de la isla sino de toda Venezuela y hasta de paices hermanos. La isla entera está de fiesta. Todos acuden a las fiestas, porque se han organizado bazares, pista de baile, ventas de comida, juegos de azar música por todas las partes. Y, por supuiesto, la misa celebrada, las comuniones colectivas y la presentación de las ofrendas, todo en el marco festivo que el pueblo tributa a la "Virgen Divina".
Para ese día, el día de la Natividad de María Santísima, la imagen dejará su Santuario para asistir, vestida de gala, al oficio litúrgico y para recibir la ofrenda de sus devotos.

Son la 5 de la tarde, y la estrecha y larga callejuela que une la entrada del pueblo al Santuario, es una maza de cabezas y hombros que bulle de unlado a otro. Las campanas anuncian la cercanía del momento durante el año y le hacen coro los fuegos artificiales y la música. Se abren las puertas del Santuario y la marea humana, que ha dejado un breve espacio para que avance la Gran Diosa, en hombros de sus devotos, a su lado, los prelados y las personalidades públicas y militares dela Isla.

Y allá va la Purísima. Un resplandor blanco entre la multitud que aplaude sin cesar, le canta, le lanza flores. Los músicos que encabezan la procesión interpretan una y otra vez, el himno oficial "Gloria y Pres", cuya letra se atribuye a José Sixto Cedeño y la música a Cruz Fermín. A su regreso, luego de ser paseada por los alrededores de la plaza "General en Jefe Santiago Mariño", los alrededores del Museo Diocesano y la explanada, se detiene el paso mientras  la multitud le celebra su cumpleaños con canciones y ritmos de jolgorito. Tal parece que la imagen está viva, que es la misma Madre de Dios, la que ha hecho presencia para ofrecer a sus fieles devotos la más tierna y dulce de sus miradas.

La imagen de la Virgen del Valle es casi real, y sus seguidores le cantan, la aplauden y hasta la ofrendan con flores, acrecentando su belleza y el halo milagroso que ha hecho de ella una de las Vírgenes más veneradas en el oriente y en todo el país.

"Poesia"

Heraclio Narváez Alfonzo, quien se desconsoló por uno de los viajes que habia emprendido la Purísima, le dedicó este galerón: ¡Se fue la Virgen del Valle! La Isla quedó vacía, sin luz, sin vida, sin aire, hueca de toda esperanza como si no hubiera nadie. Toda el alma de esta tierra al mar se ha ido de viaje. Quedamos a la deriva, sin tener ya quien nos salve. Cuando menos lo esperábamos, al esfumarse la tarde, sin quererlo, triste ñero, ¡Se fue la Virgen del Valle!

Asi como Heraclio Narváez Alfonzo, le dedicaron sus galerónes, hay muchas otras obras como esta. Sobre la cresta del mar en la noche de tormenta, la barca el casco revienta a punto de zozobrar, el pescador a clamar a su Virgen, reverente, le ofrece piadosamente un coralillo encarnado y un fino nácar cuajado de perlas de rico oriente.

"Folklore"

Como hay poesia tambien el pueblo le ha dedicado una parte de su folklore. No hay virgen más poderosa que la del Valle, María. Porque ella en un solo día libra de todas las cosas.


"Oración"

Madre Santisima del Valle, a tus plantas acudo confiadamente para pedirte que infundas en mi alma vivos sentimientos de fe en Jesucristo, Tu hijo Divino, porque El es el Camino, la Verdad y la Vida. Madre amorosa, concédeme la paz Espiritual, llévame de la mano de los Sacramentos. Que en el seno de mi familia reine la comprención y el amor. Acepta, Madre Santa, mimás profundo agradecimiento por los favores que hasta hoy me has concedido y no desoigas las súplicas que hago ante esta necesidad (Petición)....

Que nuestra devoción a Tí, Madre Celestial, acreciente la Religión verdadera, y se avive nuestra fé en el padre, en el Hijo y en el Espiritu Santo.

Amén

Fuente: http://carupano.tripod.com/vvalle.html

La Virgen de Betania - Venezuela



No sabemos si este nombre fue puesto en honor a la aldea, situada en la falda oriental del Monte de los Olivos, en un agreste y profundo valle, a 5 Km. de Jerusalén. Su nombre significa "casa de aflicción" y es célebre porque en la época de Cristo, allí residía la piadosa familia de Lázaro, y en ese lugar se llevó a cabo el famoso milagro de la resurrección de éste. Lo cierto que en Venezuela, en el Estado Miranda a una hora y media de Caracas, se encuentra una finca del mismo nombre, o sea Betania, que se ha hecho famosa, a nivel mundial, por la serie de apariciones de la Virgen María en esta localidad.


Entrada - Vista a la capilla

La finca tiene alrededor de 200 hectáreas y antiguamente se sembraban típicos productos tropicales, como café, cacao, caña de azúcar, etc., hoy la finca Betania, es tierra fértil, con frondosos bosques y prados, rodeados de verdes colinas y abundantes manantiales y atravesada por un riachuelo llamado Tarma. La Temperatura es agradable, varía entre los 25 y 30º y con brisas que aún en días calurosos, hacen agradable la visita.

La primera aparición de la Virgen fue sobre un gran árbol, en la ladera de una colina por la que desciende un arroyo, que al llegar a esta parte forma una pequeña cascada, de donde los peregrinos recogen y beben de esta agua a la cual se le atribuye propiedades milagrosas. Testigo única de esta aparición fue la señora María Esperanza Medrano de Bianchini.


La virgen en medio de la vegetación

Según el Pbro. Otty Ossa Aristizábal, en su libro "La Virgen María se aparece en Venezuela", a la señora María Esperanza la acompañaban entre familiares y amigos alrededor de 80 personas, que no vieron a la Virgen, pero si percibieron fenómenos luminosos y de giros y movimientos de sol . Las siguientes apariciones: 22 de agosto del mismo año, cuando a petición de la Virgen fueron a colocar una cruz; 25 de marzo; 1, 2 y 3 de mayo de 1977, fueron sólo a la Sra. María Esperanza; algunos acompañantes vieron la nube y los fenómenos solares.

En marzo 25 de 1978, además de ella, 15 personas vieron también a la Santísima Virgen, aparte de particulares fenómenos en el sol que giró y pareció venírseles encima.



En marzo 25 de 1984, domingo, que con motivo del aniversario, se realizó una misa campal a mediodía, después de ésta unas 150 personas vieron a la Virgen sobre la cascada (108 lo testificaron con su firma) bajo siete advocaciones distintas, durante tres horas y cuarto, con intervalos de cinco a diez minutos. Se apareció como la Virgen de Lourdes, del Carmen, La Milagrosa.....y al final con el Niño en su brazo derecho en actitud de entregárnoslo. Duró esta escena treinta y cinco minutos; al terminar, toda la vegetación parecía arder. Fue enorme la impresión de todos con el ansia de un cambio profundo en sus vidas.


Capilla

Desde entonces han sido numerosas las apariciones, en particular los sábados, domingos y fiestas marianas. Según la Instrucción del Obispo los videntes comprobados han llegado a ser entre 500 y 1000 personas.

La extraordinaria aparición del 25/III/84, y su rápida divulgación, con numerosos testigos que acudieron espontáneamente a la Curia Diocesana y prestaron declaración oral a monseñor Pío Bello Ricardo S. J., obispo de Los Teques, capital del Estado Miranda, hizo que él, aun con cierta actitud de duda y escepticismo como confiesa, asumiera personalmente la dirección de la investigación, extendida a las numerosas apariciones subsiguientes y cuyo resultado, a los tres años, fue la aprobatoria instrucción pastoral del 21 de noviembre de l987. En ella el obispo puntualiza: "No intento afirmar que todas y cada una de las apariciones acaecidas en Finca Betania sean auténticamente tales...ha habido casos de simple alucinación...también en Lourdes hubo numerosos pseudovidentes, pero todo eso no quita validez a los numerosos testimonios a los que sí les concedo credibilidad".


Capilla y virgen al fondo

Es digno de mencionar la opinión del padre René Laurentin, considerado en la actualidad, el mejor Marialólogo del mundo, en su libro "Multiplication des apparitions de la Vierge aujourd' hui" (Multiplicación de las aparaciones de la virgen de hoy en día), Editorial Fayard, Paris, 1988, pág, 54. : "Este reconocimiento oficial es un hecho nuevo, ya que ninguna aparición había obtenido una tal autenticación desde hace medio siglo. Esto se explica, sin porque el obispo a la vez formado científicamente y dotado de discernimiento, supo unir, sin disociación, la exigencia crítica y el sentido pastoral. Como jardinero de Dios, él ha cautivado los frutos espirituales de estas apariciones. Ello ha sido para él y su pueblo fuente del bien".


Salida.

Fuente: http://www.venezuelatuya.com/religion/betania.htm