lunes, 21 de diciembre de 2009

Virgen de La Consolación - Patrona del Táchira - Venezuela

El 15 de Agosto, la Fé se hace presente en todos los caminos que llevan a los devotos de la Virgen de Consolación de Táriba hacia la Basílica de La Perla del Torbes.



ORACION

Oh! Virgen Santísima de La Consolación,
que tu maternal bendición esté sobre mí
en el día, en la noche, en el trabajo, en el descanso,
en la salud, en la enfermedad, en la vida,
en la muerte, en el tiempo
y en la eternidad.

Santí sima Virgen María, madre y abogada mí a,
no permitas que te ofenda en este dí a
y para eso dadme tu santa bendición.

En el nombre del Padre,
del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.


DIA DE LA VIRGEN DE LA CONSOLACIÓN: 15 DE AGOSTO 





Su ubicación está en la ciudad de Táriba, Edo. Táchira, en la Basílica menor de Nuestra Señora de La Consolación.

En 1560 dos padres Agustinos venidos del Nuevo Reino de Granada llegan a Táriba, llevando de San Cristóbal una tabla con la imagen de nuestra Señora de la Consolación.
En 1600 se construye una ermita para la veneración de la excelsa Virgen. Desde entonces para acá, Nuestra Señora de la Consolación, es el centro devocional de Táriba, y la más preciada reliquia de sus buenas y cristinas gentes.

El 15 de agosto se celebra su fiesta, con solemne Pontifical y sermón de circunstancias. Y es entonces cuando el amor a Nuestra señora de la consolación se desborda por todas partes, lleno de unción de fe y de esperanza, y cuando la piedad de tachirenses, de venezolanos y de muchos colombianos abre caminos de luz para venirse a postrar a sus plantas maternales.

Allí esta ELLA, la Reina, la Madre, siempre es trance de amor y de entrega, recogiendo los dolores de los hombres para devolverlos trocados en alegría o en alivio. Por eso hasta su trono, joya y relicario del arte de oro y rutilantes piedras preciosas, vienen todas las gentes con tranquila confianza: los nobles y los hijos del pueblo, los obreros y lo menestrales, los ricos y los pobres, los inteligentes y los rudos los empleados y los buenos campesinos que el día de sus fiestas se visten de gala, y recogen las primicias de sus mejores cosechas y rasgan con las manos briosas las cuerdas del cuatro y de las guitarras, para venirle a decir a la Madre las Càntigas de su amor limpio y sin mancha.

El Primer Templo a la Virgen de Táriba








La Ermita construida en los primeros tiempos por los agustinos requería convertirse en templo de jerarquía y dimensiones suficientes a la atención y servicio de una feligresía creciente y a los peregrinos, renovándose y nutriéndose en la abundosa benignidad mariana. Corresponde al Venerable Maestro y Sacerdote Francisco Martínez de Espinoza, Cura y Vicario de la Villa de San Cristóbal, iniciar la construcción del primer templo a la Virgen de Táriba, tal como se ve en la "Relación Auténtica", cuando el 19 de agosto de 1690 se está testificando otro milagro de la Bendita Virgen, al hundirse el techo de la Capilla Mayor y salvarse el albañil Juan Báez y otros cuatro ayudantes que allí estaban entejando el día 18 de marzo del mismo año, víspera del Domingo de Ramos.

La construcción del Santuario que reemplazó a la preclara Ermita primigenia, precisamente frente al lugar en que ésta estaba, o sea la actual Plaza Bolívar, vale al nombrado sacerdote Martínez de Espinoza el que el Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Santa Fe, de Bogotá, Onofre Tomás Baños Sotomayor, Consultor y Comisario del Santo Oficio y Visitador General Eclesiástico de la Provincia, por auto del 6 de octubre de 1691, abra averiguación sobre su vida y costumbres para el reconocimiento de sus méritos. El primero en acudir a declarar, el 16 de octubre de dicho año, es el Capitán Francisco Ramírez de Are-llano. Alcalde Ordinario de la Villa de San Cristóbal, quien testifica que el Padre Martínez de Espinoza no solamente ha edificado la Iglesia de la Villa de San Cristóbal, sino también una Capilla a la Virgen de Nuestra Señora de Táriba.

Hay otros declarantes, como Gerónimo Colmenares Aesmasa, vecino y encomendero de la Villa de San Cristóbal, y Fray José Gómez, Prior del Convento Agustino de la misma Villa. el cual afirma el celo religioso y el sentido progresista del Padre Martínez de Espinoza. En consecuencia, el ''''isitador y Canónigo Baños y Soto-mayor prevé un auto recomendando el estímulo, a la dignidad que más convenga, del nombrado sacerdote, cuya parte final dice: "Declaramos y damos por buen Cura beneficiado y Vicario Juez Eclesiástico al dicho Maestro Don Francisco Martínez de Espinoza, y mandamos dé cuenta de los honrados procederes de dicho Maestro al Señor Vicepatrono de este Nuevo Reino para que le dé a su Majestad, que Dios guarde, para que le honre con la canonjía y dignidad que más convenga, por ser digno y ino merecedor de ella." Tal auto tiene fecha 16 de octubre de 1691.

Cuando los Padres Agustinos -que habían traído a nuestra tierra la Virgen de la Consolación- dejaron su Convento de San Cristóbal, tal como lo dice el historiador Ricardo González Valbuena, vinieron años más tarde los Padres Dominicos a ser rectores espirituales de ia Iglesia de Táriba, pues ya estaban como misioneros en el Alto Apure.




El Museo de la Virgen de Consolación de Táriba

Con motivo de la gran cantidad y variedad de ofrendas de los feligreses llevadas a la virgen, el rector de la Basílica Mons. Sixto Gonzalo Somaza decide crear "El Museo de La Virgen" para lo cual destina el área lateral derecha de la basílica transformándola mediante el uso de escaparates y vidireras donde exhibe de manera organizada todos los regalos prometidos por quienes han visto concedido un favor de su Patrona.









La lista de artículos es realmente indescriptible; no obstante, los más presentes son: Placas metálicas, Libros, cuadernos, títulos profesionales, diplomas, insignias militares, tocados y vestidos de novia, casitas de arcilla, anillos, juguetes.

Destaca entre las ofrendas a la Virgen de La Consolación de Táriba la cinta de la chica venezolana ganadora de la Vireina del Universo 1998: Veruska Ramírez. Una tachirense que le pidió mucho a su virgencita para lograr el triunfo de Miss Venezuela en 1997 y luego Vireina del Universo quedando detrás de Trinidad y Tobago .

A lo largo del museo se exhiben cuatro murales que describen resumidamente la historia de la virgen.










En el primer mural se muestra cuando los padres misioneros atraviesan el río torbes crecido.

Al fondo del recorrido del Museo se haya una escultura de la Virgen

El segundo mural escenifica la batalla de los indios Táriba con los Guásimos. El tercero refleja el momento cuando los niños, jugando con el retablo de la virgen, intentan partirlo. En el último mural se observa el culto a la virgen. Estos fueron realizados por un artista colombiano .



Himno de la Virgen de La Consolación

Música del R. P. Jesús Calderón. S. D. B.
Letra del R. P. Serafín Prado. A. R.

Canta: Coral de la Alcaldía del Municipio Cárdenas
Dirige: Prof. Javier Duque

haga click aquí para escucharlo

Coro
Gloria en los cielos y en la tierra gloria,
El Táchira repita con fervor.
Gloria a la Virgen, que alumbró su historia.
Por la Reina, un himno de victoria;
por la madre, un cántico de amor.

Estrofas

1ra.
En Táriba encendiste nuestra primera aurora,
Con tus divinos ojos, oh Madre de la luz,
Y desde entonces fuiste la fiel consoladora,
Llorando nuestras penas al pie de nuestra Cruz.

2da.
Y fuimos todos tuyos, y para Tí un sagrario
en cada pecho andino te consagró la fe,
Y el corazón del Táchira fue sólo un relicario,
Y tú eres la reliquia que se venera en él.

3ra.
Tu nombre, en nuestros labios, pusieron nuestras madres;
Tu amor, en nuestras almas, fue amor de todo amor;
Y por tu honor y gloria murieron nuestros padres.
¡Gloria de nuestra gloria y honor de nuestro honor!

4ta.
El Táchira te aclama por Madre v Soberana,
Por Ti florezcan, siempre, la rosa y el laurel,
Que sea toda tuya la gloria del mañana
Lo mismo que fue tuya la gloria del ayer.




Bandera





Se identifican dos banderas que simbolizan la fe católica hacia la virgen las cuales tradicionalmente son izadas en las casas taribenses.

Bandera Blanco y Oro

Bandera Blanco y Azul Celeste

Recientemente, también se iza junto a estas la bandera del Municipio Cárdenas de colores: Celeste, Verde y Rojo. (al centro)


Fuente: http://www.virgendeconsolacion.com/

3 comentarios:

  1. Me encanta este reportaje sobre Nuestra Patrona, soy tachirense, con muchos años en Caracas y considero que además de ser advocación mariana, es la representante regional de nuestra fe católica. Es tan milagrosa que la llevamos en nuestro corazón por siempre.

    ResponderEliminar
  2. me encanta la virgen demasiado, largo pero valio la pena

    ResponderEliminar